Noticia Ampliada

Obstrucción del canal nasolagrimal en bebés

  • Publicado el 30 de Septiembre de 2019
  • |
  • TRATAMIENTOS
  • 271

Obstrucción del canal nasolagrimal en bebés

Si el ojo de nuestro pequeño lagrimea continuamente, está siempre húmedo y/o acumula secreción, es posible que estemos ante un caso de obstrucción del conducto lagrimal.

El conducto no puede conducir las lágrimas del ojo hacia la nariz por tener alguna obstrucción en el mismo,  ya sea total o parcial.

La obstrucción del canal nasolagrimal es la patología más frecuente del aparato lagrimal, puede llegar a afectar entre un 5-6% de niños (1),  aunque existen otros autores que consideran la presencia de hasta un 20%  durante el primer año de vida de defecto del drenaje lagrimal. (2)

Los síntomas suelen aparecer antes del mes de edad en el 80-90% de los casos y estos suelen ser eczema palpebral inferior, secreción acumulada en los párpados y a veces se puede complicar con una sobreinfección bacteriana, como conjuntivitis, celulitis… (3,4)

Obstrucción del canal nasolagrimal en bebés actualfisio valdemoro

Los padres pueden hacer un primer acercamiento diagnóstico observando en su bebé:

  • Uno de los ojos siempre está húmedo, en el caso de ser unilateral

  • Cuando el bebe llora la narina del lado afecto no se humedece

  • Acumulación de restos lagrimales con aspecto pastoso, leve supuración y conjuntivitis.(5)

Es cierto que esta  patología tiene un porcentaje de resolución espontánea bastante alto cuando el niño tiene cerca del año, ya sea porque el sistema de drenaje madura o bien porque la membrana que sellaba el conducto se abre. Pero mejora mucho más rápido con técnicas a nivel osteopático, sobre todo si estamos ante una obstrucción parcial y/o el bebé tuvo dificultades a nivel del parto; complicaciones que pudieron afectar a la buena dinámica craneal que son las que vamos a intentar solventar desde la osteopatía.(6)

Las lágrimas normalmente realizan un recorrido desde la parte externa del ojo hasta la nariz, viajando por el conducto nasolagrimal, que discurre entre el punto lagrimal (es la abertura en el ángulo interno del ojo) hasta el meato inferior nasal,  que permite que la lágrima se deslice. (7-8)

Obstrucción del canal nasolagrimal en bebés actualfisio valdemoro

Constantemente se están produciendo lágrimas para ayudar a proteger la superficie del ojo, éstas drenan hacia una pequeña abertura en la esquina del ojo cercana a la nariz que hemos denominado antes como punto lacrimal; dicha abertura es la entrada al canal nasolagrimal. Si esta abertura se bloquea las lágrimas se acumulan y se derraman por las mejillas aunque el bebe no esté llorando. Esto puede suceder porque no esté desarrollado al nacer o se encuentre cubierto por una película delgada que causa un bloqueo parcial.

El tratamiento médico suele ser el uso de antibióticos y pautas de higiene de un correcto lavado ocular. En casos graves y tras largos periodos de evolución se pueden realizar cirugías invasivas, que aunque no son de alto riesgo, si son desagradables tanto para los niños como para sus familiares.

Los fisioterapeutas con especialización en osteopatía pediátrica ofrecen una alternativa en el tratamiento, para evitar molestias al pequeño  o estos tratamientos con colirios, antibióticos o en el peor de los casos cirugías..

El trabajo osteopático está indicado sobre todo, en aquellos casos en lo que el parto ha podido ser más largo, traumático o instrumentado, ya que el objetivo del tratamiento a nivel osteopático es el de mejorar la movilidad de los huesos que constituyen dicho canal mediante un abordaje integral del cráneo del bebé.

Como siempre en fisioterapia y en osteopatía deberemos verificar las regiones adyacentes al nivel a tratar: la región cervical alta y la base del cráneo, así como son el complejo mandibular, paladar y complejo esfenomaxilar. (9-12)

El tratamiento específico para la obstrucción consistirá en movilizaciones de frontal, maxilar y unguis en las direcciones donde encontremos más restricción y las desarrollaremos hasta encontrar más elasticidad y eliminar así posibles fibrosis, que pueden existir en el interior del conducto y aumentar la luz interna del mismo. (9-12)

Como los huesos del niño aún no han finalizado su osificación, es durante el primer año donde nuestro abordaje tendrá mejores respuestas. Nuestro tratamiento puede mejorar los síntomas del bebe como evitar el uso de antibióticos e incluso eliminar la intervención quirúrgica; aunque es cierto que habrá casos en los que la obstrucción sea total o congénita de suma gravedad, en los que será necesario el paso por quirófano.

Siempre podría ser una primera elección, la opción conservadora mediante la valoración de un fisioterapeuta osteópata que pueda verificar la existencia de tensión a nivel de los huesos que constituyen el conducto nasolagrimal y que por tanto puedan influir en el correcto drenaje de las lágrimas del pequeño. (9-12)

       De hecho existe un estudio científico publicado en 2009 donde se estudió la eficacia del tratamiento osteopático con tan sólo la aplicación de una técnica y demostraron que es efectivo en la obstrucción del conducto nasolagrimal. Aunque dicho estudio sólo determina la mejoría a corto plazo, la realización de un tratamiento osteopático completo, como se ha propuesto anteriormente podría arrojar resultados mejores y a un medio y largo plazo. (12)

Marta Lafuente González Nº COL.: 4.571

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Paul TO,Shepherd R. Congenital nasolacrimal duct obstruction: natural history and the timing of optimal intervention. J Pediatr Ophthalmol Strabismus; 1994 31:362-7. Medline

  2. MacEwen CJ,Young JDH. Epiphora during the first year of life. Eye; 1991 5:596 http://dx.doi.org/10.1038/eye.1991.103 Medline

  3. Casas E,Prat J. Obstrucción congénita del conducto nasolagrimal: actitud diagnóstica y terapéutica. Annals d'Oftalmología;2004 12:22-9

  4. Puertas Bordallo D,Sevilla García C M. Obstrucción congénita de la vía lagrimal. Rev Esp Pediatría; 2002 58:145-50

  5. Ricard F,Martínez E. Osteopatía y pediatría. Madrid: Medica Panamericana; 2005

  6. American Osteopathic Association. Fundamentos de medicina osteopática. Buenos Aires: Médica Panamericana; 2006

  7. Moore KL,Dalley AF. Anatomía con orientación clínica. Madrid: Médica Panamericana; 2005

  8. Orts Llorca F. Anatomía humana. Vol. 1 Barcelona: Científico Médica; 1987

  9. Medina Ortega P. Tratado de osteopatía integral. Madrid: Sacro craneal, Centro Gaia; 1992

  10. Busquet L. La osteopatía craneal. Barcelona: Paidotribo; 1999

  11. Torsten L. Praxis de la osteopatía craneosacra. Barcelona: Paidotribo; 2006

  12. Pérez Navarro J. Capó i Giner J. V. Eficacia de la técnica osteopática de liberación del hueso lagrimal en la obstrucción congénita del conducto nasolagrimal. Osteopatía Científica; 2009 4(3): 79-85

 


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!


Sobre el Autor

Marta Lafuente

Marta Lafuente

Fisioterapeuta Col. 4.571 y Osteópata

Marta Lafuente, con una experiencia de más de 10 años en el sector fisioterapia y casi 10 años como profesional de clínica Actualfisio, ha venido compaginando su actividad clínica, con la docente como profesora auxiliar de la Escuela de Osteopatía de Madrid, además de ser tutora colaboradora de Universidades como la Europea de Madrid y la Pontificia de Comillas. Si quieres sabes más sobre Marta Lafuente consulta su curriculum vitae en nuestra web: Curriculum de Marta Lafuente.

Comentarios


Enviar Comentario

¡Su comentario ha sido enviado correctamente!